DÍA 4

Por la tarde teníamos que coger el vuelo que nos llevaría a Bangkok, así que al no disponer de mucho tiempo decidimos dar una vueltecita por Phuket y ver qué tenía que ofrecer. La gente seguía sorprendiéndonos por su amabilidad y empezó a sucedernos una de las cosas más curiosas del viaje: ¿¡Algunas personas nos pidieron si podían sacarse una foto con nosotros!? Parece ser que les llaman la atención nuestros rasgos diferentes y alguno llegó a decir que ¡¡eramos muy guapos!! 

La ciudad no tiene mucho encanto en sí misma pero pudimos ver sus templos, sus edificios y su forma de vivir en general. Lo que más nos gustó fueron sus templos, que podemos describir como... ¿Pintorescos? ¿Eclécticos? ¿Diferentes? Bueno juzgad vosotros mismos con las fotos.

Antes de coger el vuelo, volvimos al hostel a por el equipaje y le pedimos a Au que nos escribiera "Tailandia" en escritura Thai en las mochilas. Siempre le pedimos a alguien que nos cae bien que nos escriba el nombre del país a modo de recuerdo. 

Finalmente, no encontramos el bus para ir al aeropuerto y tuvimos que pagar 450 THB para llegar en taxi.

Bitácoras

de mochilero