DÍA 2

Por la mañana alquilamos una moto en el mismo hostel por 200 THB y llenamos el depósito de gasolina por otros 75 THB. Si alguna vez viajas por el sureste asiático, te recomendamos alquilar una moto como forma de transporte.

Nuestra idea era dirigirnos a la playa de Ninh Harn a pasar el día pero el tiempo era muy cambiante porque era temporada de lluvias. Así pues, después de poner los pies en la playa, empezó a llover y tuvimos que cambiar de plan. Iríamos a ver el Big Buddha, un monumento enorme en forma de Buda en lo alto de una montaña. Por el camino paramos en unos templos budistas y pudimos ver la ceremonia de un entierro que se estaba celebrando.

Nuestra idea era dirigirnos a la playa de Ninh Harn a pasar el día pero el tiempo era muy cambiante porque era temporada de lluvias. Así pues, después de poner los pies en la playa, empezó a llover y tuvimos que cambiar de plan. Iríamos a ver el Big Buddha, un monumento enorme en forma de Buda en lo alto de una montaña. Por el camino paramos en unos templos budistas y pudimos ver la ceremonia de un entierro que se estaba celebrando.

La lluvia seguía pero eso no nos detuvo y tras casi ahogar la moto subiendo la cuesta de la colina, llegamos al Big Buddha. En esa época el monumento estaba en construcción todavía y la forma de financiar el proyecto era bastante curiosa. Exponían las diferentes losas de mármol para su construcción de modo que quien contribuía económicamente podía escribir un mensaje en la parte posterior y, así, su deseo formaría parte del Buda.

Durante la subida hasta el templo y cerca de él, había un montón de monos muy graciosos, a pesar de su mal carácter. Al vernos con el chubasquero, uno de ellos cogió una bolsa y se cubrió la cabeza, imitándonos. Al momento siguiente, bajó por un cable estilo tirolina.

Bitácoras

de mochilero