DÍA 15

A pesar de que Bangkok no nos gustó nada la primera vez, decidimos darle otra oportunidad (bueno, vale, en realidad teníamos que volver para coger un vuelo…). Nos volvimos a hospedar en la "TT Guesthouse" donde nuestro amigo Wud nos recibió, como siempre, muy feliz.

Este día lo dedicamos a turistear por la capital de Tailandia. Primero fuimos a descubrir la calle mochilera por excelencia de Bangkok: Kao San Road. Ahí puedes encontrar de todo lo imaginable: Desde insectos para comer, hasta títulos de universidad falsos. Y la gente que por ella transita, como podéis ver, es única.

Una de las cosas que más choca es encontrarte callejuelas en muy mal estado y con gente con muy pocos recursos justo al lado de enormes centros comerciales de grandes marcas de ropa y coches. Pero así es Bangkok, lleno de contrastes.

Lo que nos gustó más fue el Palacio Real y los templos de la ciudad, son muy bonitos. Para llegar al Palacio Real hay que cruzar el río con un barco que funciona como el metro o el autobús, con sus paraditas y diferentes líneas.

1/1

Bitácoras

de mochilero