S.P. - DÍA 2

Este día fuimos a ver una de las cosas que más ganas teníamos de ver, el palacio de Peterhof. Este palacio era la residencia de verano de los Zares y es conocido como el Versalles de Rusia por sus fuentes y jardines interminables y su refinada decoración.

 

Para llegar hay muchas opciones pero os vamos a recomendar la que hicimos nosotros. Hay que ir a la parada de metro ABTOBO y coger uno de los siguientes autobuses (70 rub; 30 min) al otro lado de la calle y que pasan muy a menudo: autobús 200 o 210; minibús 224, 300, 424a o 424k. Hemos leído que cuando el río no está congelado también se puede coger un barco en el muelle cercano al Almirantazgo que te lleva a Peterhof en media hora.

Peterhof está formado por varios edificios a parte del palacio principal y los enormes jardines y cada sección tiene un precio y unos horarios diferentes que cambian dependiendo de la temporada, así que lo mejor es ver en la web oficial qué es lo que se quiere ver. Nosotros visitamos el edificio principal (1000 rub adulto; 500 audioguía) y los jardines (gratuitos en temporada baja) y nos llevó unas 4 horas porque los jardines estaban nevados y no se podía pasear tan cómodamente.

La visita al Palacio duró unas 2 horas porque íbamos escuchando la audioguía (recomendable) y porque cada una de las habitaciones tiene algo especial que capta tu atención. Si las salas del Hermitage nos parecieron bonitas, las de Peterhof llegan a dejarte sin aliento, unas por su excelente decoración y otras por su gusto más bien hortera.

Luego salimos a pasear por los jardines inferiores que estaban completamente nevados y llegamos hasta la playa privada de los zares. La sorpresa fue nuestra cuando al llegar al embarcadero, no había mar, seguía la extensión de nieve y es que… ¡El agua del mar estaba congelada! Este inesperado paisaje nos encantó y nos quedamos ahí jugueteando con la nieve y el hielo un buen rato, fascinados con las vistas del mar helado casi hasta la misma ciudad de San Petersburgo.

Pros y contras de ir en temporada Baja (octubre a mayo)

Pros

  • Hay mucha menos gente.

  • No tienes que hacer cola.

  • Es más barato.

  • Las vistas del jardín nevado són únicas.

 

Contras

  • Las fuentes estan apagadas.

  • No puedes ver las flores y las plantas del jardín.

  • Hace mucho frío al pasear por los jardines.

  • Algunos edificios están cerrados.

Volvimos al centro de San Petersburgo para terminar el día con la visita a la Catedral del Cristo sobre la Sangre Derramada (250 rub, metro Nevsky Prospekt). Lo más bonito de esta catedral es que fue construida exactamente encima del lugar dónde fue asesinado el zar Alexander II, y conservan el suelo original en el que murió. El interior está decorado completamente por mosaicos que reproducen escenas de la vida de Cristo, ya que comparaban a este zar con él, porque intentó hacer muchas reformas para mejorar el bienestar de la gente, pero se avanzó a su época, y eso provocó que lo intentaran asesinar hasta 7 veces.

Bitácoras

de mochilero