M. - DÍA 3

El planning del día consistía en madrugar para ir hasta la plaza del Plebiscito y si teníamos tiempo antes del vuelo entrar a ver el Palacio Real. Como decidimos ir andando, fuimos cruzándonos con varias de las iglesias más conocidas de Nápoles y fuimos entrando a las que más nos llamaron la atención.

La primera parada, y sin duda la mejor, la hicimos en “Il Duomo di Santa Maria Assunta”, es decir, la catedral de Nápoles. Lo bueno de llegar sin expectativas fue que al entrar y ver lo precioso que es el interior, nos quedamos sin palabras. Después seguimos callejeando y parando en algunas iglesias menores. Otra cosa que no os podéis perder son las paradas de metro de Universita’, Dante y Toledo.

Terminamos la ruta en la plaza del Plebiscito pero antes hicimos una paradita obligatoria para tomar un helado artesanal. Evidentemente brutal. Llegamos justitos de tiempo así que cogimos el autobús hacia el aeropuerto en “Stazzione Marittima” (5 €/pers. 30 minutos) y a volar.

Bitácoras

de mochilero