JAPÓN - DÍA 28

En teoría este día volábamos de vuelta a Barcelona pero cómo hemos explicado en el día anterior, nos cancelaron el vuelo y nos tocó ir al aeropuerto a gestionar la situación. La verdad es que Finnair, la aerolínea que nos tenía que llevar a casa, se portó muy bien. Rápidamente nos ofrecieron dos opciones, o volver por la tarde pero con un trayecto bastante largo con una escala muy pesada o volar al día siguiente con el mismo vuelo. En ambos casos nos pagaban los gastos del día. Elegimos la segunda opción y no os lo perdáis. ¡Nos hicieron un upgrade a business por las molestias! Luego, para reclamar la compensación económica que nos correspondía simplemente tuvimos que mandar un correo a atención al cliente y se resolvió todo sin tener que recurrir a intermediarios.

Por suerte el aeropuerto de Nagoya es relativamente grande y tiene multitud de restaurantes, tiendecitas y cosas que hacer. Hasta tenían un escenario con espectáculos a lo largo del día. Así que pasamos el día tranquilamente por ahí y, ya por fin, cogimos el vuelo al día siguiente.  

Bitácoras

de mochilero