JAPÓN - DÍA 27

Nos pusimos en camino hacia la cima a las 2:30 de la mañana con el objetivo de ver amanecer en lo más alto del país del sol naciente.

 

La subida se hizo algo pesada porque había tantísima gente que en algunos tramos había que parar… Aún así llegamos arriba y pudimos ver la salida del sol sobre un espectacular mar de nubes. Hacía tanto frío que una vez visto amanecer empezamos el descenso rápidamente.

La bajada se hizo muy amena y rápida porque gran parte del descenso por la ruta Subashiri es una cuesta arenosa, casi como una tartera, y los montañeros sabréis que son muy divertidas.

 

El sueño de subir al monte Fuji se había hecho realidad y fue la despedida perfecta a un magnífico viaje.

Si queréis la guía detallada sobre como subir al Fuji mirad esta entrada.

Directos desde el monte Fuji, y combinando bus y trenes, fuimos a Nagoya, donde pasaríamos la noche en el hotel Androoms Sakae (¥8.700 hab. dob.) para coger el avión al día siguiente. ¡Qué alegría cuando nos dijeron que tenían su propio onsen!

Por la noche nos llegó un correo inesperado: su vuelo ha sido cancelado. Así que al día siguiente nos esperaba un rato de pelearnos con la aerolínea para defender nuestros derechos como pasajeros.

Si queréis más información acerca de vuestros derechos como pasajeros en caso de cancelación, demora, overbooking o pérdida de equipaje, mirad el este enlace.

Bitácoras

de mochilero