JAPÓN - DÍA 18

Nos levantamos tempranito, como ya iba siendo costumbre, para dirigirnos a Kioto (unas 3 horas). Después de dejar las mochilas en el ryokan Yamato (¥10.000 hab. dob.) nos fuimos directos al Kiyomizu-dera.

 

Veréis que nuestra ruta por Kyoto quedó un poco desordenada (sobretodo las visitas de las tardes) porque las fuimos rellenando en base al tiempo que nos quedaba después de los highlights que queríamos visitar. No tengáis en cuenta nuestro orden y planificadlo a vuestra manera.

 

El templo Kiyomizu-dera es muy grande y suele estar abarrotado de turistas por lo que es buena idea ir pronto. Dentro del recinto hay varios puntos de interés: El primero que encontraréis está fuera del templo principal, se trata de un túnel (¥100) que se recorre totalmente a oscuras, hasta que llegas a una roca que tienes que hacer girar mientras pides un deseo, representa que estás dentro de Budha y tienes que dejarte guiar por su fe (su fe, o el cordón que recorre todo el pasillo para guiarte). Dentro del recinto (¥400) y tras pasear por debajo de miles de campanillas, se encuentran unas varas de metal muy pesadas, que podéis intentar levantar, (creemos que se trata de material para hacer penitencia) si alguien levanta la más grande, que nos avise, por favor!!!! ¡No vimos a nadie lograrlo! Justo enfrente veréis un cuenco budista que podéis hacer sonar para pedir otro deseo. Saliendo podéis subir a los templos de arriba, ahí encontraréis dos rocas en el suelo, separadas por una distancia de unos 15m. Dice la leyenda que aquellos que consigan ir de una roca a la otra con los ojos cerrados, encontraran el amor, y si lo hacen con ayuda de alguien, encontraran el amor gracias a alguien, Dani consiguió ir todo recto sin ayuda alguna, pero Aida se fue directa a la tienda de amuletos y necesitó instrucciones ¿Significará algo eso? Lo más probable es que choquéis contra algún turista, porque suele estar concurrido.

El recinto también tiene una pequeña pagoda y una cascada/fuente, según la leyenda, si bebes de ese agua vivirás más años.

Después seguimos hacia el norte hasta llegar a Yasaka jinja, el templo principal del distrito de las geishas (gratis), con su característico edificio central lleno de lamparitas de papel que representan distintas donaciones. Saliendo por detrás del templo hay un bonito paseo por el parque Maruyama, uno de los favoritos de los kiotenses y al lado está el templo Chion-in (gratis).

Justo delante del Yasaka jinja está el barrio de Gion, conocido por ser uno de los barrios de geishas (geikos en Kyoto) y maikos. Recorrimos la calle principal, llena de edificios de construcción tradicional y las callecitas de alrededor con la suerte de que pudimos ver a una auténtica maiko saliendo de una sala del té (ochaya) para dirigirse a otra. Es impresionante la gracia y la clase que tienen al moverse o simplemente al caminar. A partir de las 17.00, y si tenéis suerte, hay posibilidad de encontrarse con alguna ya que es cuando empieza el movimiento en las casas de té. Se pide no volverse loco de la ilusión cuando las veas, y no tocarlas, porque los turistas se desmadran un poco.

 

Aquí están muy bien consideradas pero cada vez hay menos chicas que quieran dedicarse a ello, así que las tienen muy bien cuidadas. El mundo de las geishas es un mundo lleno de secretos y rumores, lo que es seguro es que ellas estudian muchos años con plena dedicación y disciplina el arte de la belleza, la elegancia, la música, el baile, la conversación, etc. Uno no puede acudir a un evento de geishas fácilmente, sólo se puede entrar con invitación formal o si eres cliente habitual, y pagando mucho dinero.

Si queréis ver una pequeña muestra de varias artes japonesas (bailes de maikos, ikebana, ceremonia del té, teatro, bunraku…) lo ideal es ir al Gion Corner (¥3.200 adulto. En agosto hay un descuento y cuesta ¥2.500). Es el teatro que hay en el centro de Gion y hacen dos sesiones cada día: una a las 18.00 y otra a las 19.00. Recomendamos ir a las 17.00 para poder coger unos buenos asientos ya que las entradas no son numeradas y la venta de tickets abre a las 17.30. Al comenzar el espectáculo estad atentos porque piden dos voluntarios para recibir el té preparado durante la ceremonia. ¡Sed rápidos! Dani levantó la mano el primero así que pudo degustar un té delicioso. El espectáculo nos gustó mucho aunque nos quedamos con ganas de más. 50 min. se hacen muy cortitos.

Bitácoras

de mochilero