JAPÓN - DÍA 12

Lo primero que hicimos fue dejar las maletas en el hotel cápsula M Matsumoto (¥5.000 hombre, ¥6.000 mujer), un poco más cutre que el de la noche anterior pero está al ladito de la estación y tiene un baño japonés en la sección masculina. Tanto desde ahí como desde la estación, hay 10 minutos andando más o menos hasta el recinto del castillo y en el camino hay multitud de supermercados y restaurantes.

 

Cuando llegamos al castillo (¥610), nos quedamos de piedra porque había un cartel indicando que había 80 minutos de espera para poder entrar. No es un castillo muy conocido por los extranjeros pero parece que es muy frecuentado por el turismo local. Además, restringen la cantidad de visitantes que pueden entrar al mismo tiempo para conservar mejor la integridad estructural porque todo el interior está hecho de madera, igual que antaño.

IMG_8870.JPG

No os esperéis grandes lujos ni un aspecto muy peliculero, el castillo de Matsumoto era una estructura meramente defensiva y por lo tanto su interior era austero y práctico. Hay seis pisos y la mayoría están vacíos, la gracia es poder ver cómo era la construcción y entender qué pasaba dentro. En la segunda planta, también, hay una colección de armas de fuego antiguas usadas en la defensa del castillo.

IMG_8887.JPG
IMG_8881.JPG

Tras la visita vale la pena dar una vuelta por el exterior para ver alguna de sus antiguas puertas de acceso o las vistas del castillo al otro lado del foso de agua. Si hace un buen día y la luz es buena podréis ver el castillo perfectamente reflejado en la superficie. ¡Espectacular!

IMG_8951.JPG

Como al día siguiente queríamos madrugar para ir a hacer un trocito de la ruta Nakasendo (Magome-Tsumago) y además teníamos que hacer la colada, volvimos al hotel tempranito.

Bitácoras

de mochilero