INDIA - DÍA 8

El calor en Jaisalmer puede ser sofocante así que lo mejor es aprovechar la mañana. Tras un paseíto de 15 minutos por las bonitas calles de la ciudad llegamos al fuerte, que a diferencia del resto de fuertes que hemos visitado, sigue estando habitado y lleno de vida, con estrechas callejuelas para recorrer. Allí están dos de los principales atractivos: los templos jainistas y el palacio del fuerte. Antiguamente los jainistas fueron los tesoreros del maharajá porque tienen fama de ser grandes comerciantes así que gozando del favor de su majestad lo convencieron de dar el permiso para construir 7 templos dentro del fuerte. 

Todos están juntos y se accede con la misma entrada (200 INR). Los visitantes solo pueden entrar entre las 10.00 y las 14.00. En el interior seguramente se os acerque alguien a ofrecerse como guía y, si como nosotros no sabéis mucho de esta religión, es recomendable porque a parte de mostrarnos los templos también nos resumió los pilares básicos del jainismo (no dañar la vida, decir la verdad, no robar, alejarse del deseo sexual y desapegarse de las posesiones). Hay 6.666 estatuillas de los tirthankaras, profetas del jainismo, sumando las de todos los templos y el número no es casualidad: el 6 es el número sagrado de esta religión y si sumas todas las cifras del 6.666 el resultado es 24, todos los profetas. A diferencia de otras religiones, ellos no siguen los dogmas de ningún dios, aunque respetan a los dioses hindúes, sino que su adoración es hacia estos profetas.

Justo al lado de la puerta del fuerte está la entrada al palacio (500 INR/adulto, 100 INR/cámara). De por sí ya es una visita interesante pero con la audioguía incluida en la entrada todo cobra más sentido. No os podéis perder las vistas desde sus balcones y desde la azotea. A la salida intentamos visitar el templo de Laxmi pero ya estaba cerrado durante la pausa que hacen de 12.00 a 16.00.

IMG_4111.JPG
IMG_4049.JPG
IMG_4130.JPG

Si se hace rápido, se podría visitar el fuerte y luego las havelis en el mismo día pero nosotros opinamos que Jaisalmer es una ciudad para disfrutarla con calma y para perderse por su calles todas del mismo marrón dorado. Así pues, comimos y seguimos callejeando un rato hasta la hora de la cena.

IMG_4164.JPG
IMG_4172.JPG
IMG_4170.JPG

Bitácoras

de mochilero