INDIA - DÍA 6

Nuestro plan inicial era hacer una excursión de ida y vuelta a Chand Baori, uno de los pozos de escaleras más espectaculares del país, y por la tarde visitar el palacio y el Hawa Mahal, pero el viaje es largo tanto contratando un conductor como en transporte público (que no es directo) y nos hubiera dado tiempo a ver el Galta Ji, también. Como nos enteramos de que en el pueblo de Amber, al lado del fuerte, hay un pozo de escaleras llamado Panna Meena Ka Kund (aunque no es tan grande también es muy bonito) decidimos cambiar de planes y visitar este en lugar de Chand Baori.

IMG_3800.JPG
IMG_3810.JPG
IMG_3798.JPG

Primero fuimos a ver el pozo en rickshaw (500 INR i/v). Estas construcciones que están por toda la India con formas muy diferentes se usaban antiguamente para recolectar y almacenar el agua. La verdad es que este pozo (entrada gratuita) no está nada mal. No es tan profundo como el famoso Chand Baori pero su arquitectura es parecida, con las típicas escaleras simétricas bajando por todos lados y una fachada en uno de los laterales. La pena es que debido a un par de accidentes ocurridos hace poco, está prohibido bajar ni un solo escalón, así que tendréis que verlo desde arriba. Muy cerca de allí también hay un par de templos hindúes, que vale la pena visitar si se está por los alrededores.

IMG_3838.JPG
IMG_3845.JPG
IMG_3852.JPG

Ya de vuelta en Jaipur, le pedimos al conductor que nos dejara frente al Hawa Mahal. Este edificio no deja a nadie indiferente porque tiene una fachada única. El maharaja mandó construirlo para que sus concubinas pudieran observar lo que sucedía en las calles sin ser vistas, a través de sus 365 ventanas. Las vistas desde la calle son imponentes pero se aprecia mejor si se ve desde altura así que muy convenientemente encontraréis un par de cafeterías con terraza enfrente. Si alguien quiere ahorrarse la consumición, puede verlo desde una terraza que se encuentra subiendo las escaleras que llevan a las cafeterías, pero queda un poco más baja. Para entrar al Hawa Mahal (200 INR o entrada combinada del fuerte de Amber) hay que ir a la calle perpendicular que queda a la izquierda según se mira el edificio y pasados 50 metros entrar por un pequeño arco a la derecha. El interior no es gran cosa pero es interesante ver la curiosa estructura que tiene.

IMG_3900.JPG
IMG_3861.JPG
IMG_3907.JPG

Desde la salida al palacio de la ciudad se llega andando por la avenida principal otra vez. La puerta para visitantes queda un poco escondida pero preguntando se llega a todas partes. El palacio (700 INR/adulto 400 INR/estudiante) es en realidad un conjunto de varias estancias repartidas alrededor de distintos patios, típico en esta arquitectura. Los descendientes del maharajá aún viven en él así que hay partes que no se pueden visitar y otras a las que solo se puede acceder con la entrada VIP que cuesta más de 3000 INR.

Justo enfrente de la salida encontraréis el Jantar Mantar (200 INR o entrada combinada del fuerte de Amber) que significa literalmente instrumentos de cálculo. Se trata de un observatorio construido en el s. XVIII con varias construcciones que sirven para observar el sol, los planetas y las estrellas. Aunque cada instrumento tiene una explicación al lado, su función os quedará más clara si os la explica un guía (200 INR). La visita es mejor si hay un buen sol para que se vean las sombras.

IMG_20190807_155128.jpg
IMG_20190807_153241.jpg

Luego tomamos otro rickshaw (500 INR i/v) para ir a Galta Ji (entrada gratuita), esta vez sí, llegando a la parte de atrás de la montaña directamente. Desde el parking hasta el templo hay apenas dos minutos y se pasa entre dos templos en un estado muy decadente pero que debían haber sido muy bonitos porque están repletos de frescos, tanto por dentro como por fuera. Pasados los primeros edificios se llega a la primera, y más grande, de las piscinas. En esta se bañan y se limpian las mujeres y ofrece una visión espectacular del templo encalado entre las dos laderas de roca. Subiendo un poco más llegaréis a la piscina de los hombres, más discreta, y arriba de todo, la piscina sagrada, donde nos encontramos un grupo de hombres llenando pequeñas jarras con el agua sagrada para llevarla al pueblo y usarla en sus ritos cotidianos.

IMG_3966.JPG
IMG_3982.JPG
IMG_3991.JPG

El resto de la tarde lo pasamos paseando por los diversos bazares de Jaipur, que como ya explicamos están ordenados según el producto que venden, y son un buen lugar para hacer algunas compras. Son unas arcadas peatonales por las que no pueden pasar los vehículos y además los vendedores no son especialmente insistentes, te llaman una vez pero una vez dices que no, te suelen dejar tranquilo. Esto hace que aunque no compres nada se te haga un paseo tranquilo.

El día lo terminamos en el Ganesha Restaurant (310 INR), justo encima de la muralla que hay al lado de la New Gate. No es nada del otro mundo pero es divertido ver la vida de la calle desde arriba.

Bitácoras

de mochilero