INDIA - DÍA 12

Hay quien llama a Udaipur "la Venecia de la India" o "la ciudad más romántica de la India" pero a pesar de que solo estuvimos un día y no pudimos verlo todo, nos parecen unos títulos algo exagerados. Sí, las vistas al lago desde una terraza o desde un ghat tienen encanto, tiene algunos palacios y havelis muy bonitos y no tiene el mismo nivel de ruido y jaleo callejero que otras ciudades, pero de ahí a llamarla romántica, va un trecho. Los principales atractivos que tiene son el palacio de la ciudad y un par de palacios que fueron construidos en islas sobre el lago a los que se accede en barca (actualmente son hoteles). También hay algún otro palacio en las afueras de la ciudad.

IMG_4407.JPG
IMG_4417.JPG
IMG_4416.JPG

Nosotros empezamos el día por el palacio de la ciudad (300 INR/adulto, 100 INR/estudiante, 200 INR/audioguía), que resulta ser el más grande de todo el Rajastán. En el patio de entrada tienen un trozo de terreno muy irregular, que hace como ondas, que llama la atención. ¡Resulta que era un práctico parking de elefantes! Una vez dentro del palacio, hay infinidad de piezas de museo organizadas en varias colecciones (nos gustó especialmente una armadura de caballo con trompa al final para que los elefantes rivales lo confundieran con una cría y no lo atacaran) y algunas habitaciones completamente decoradas tal y como estaban antiguamente. Nosotros nos estuvimos un par de horitas largas haciendo la visita con el audioguía. Se puede hacer más rápido pero también da para alargarlo aún más.

Por la tarde queríamos ir a un recomendado espectáculo de danzas folklóricas cuyas entradas teníamos que comprar a partir de las 18.00, así que después de comer no teníamos mucho tiempo y dimos un paseo por el centro y por algunos ghats en el lago. De paso entramos en el principal templo de la ciudad, el Jagdish, donde nos dijeron que justamente ese día había un festival después del anochecer.

IMG_4487.JPG
IMG_4479.JPG
IMG_4484.JPG

Por la tarde queríamos ir a un recomendado espectáculo de danzas folklóricas cuyas entradas teníamos que comprar a partir de las 18.00, así que después de comer no teníamos mucho tiempo y dimos un paseo por el centro y por algunos ghats en el lago. De paso entramos en el principal templo de la ciudad, el Jagdish, donde nos dijeron que justamente ese día había un festival después del anochecer.

Por internet hemos leído de todo sobre este espectáculo pero bajo nuestro punto de vista si estáis en Udaipur no os lo podéis perder. Se trata de una serie de bailes de diferentes zonas del Rajasthan, teatrillo y un espectáculo de marionetas, todo ello acompañado de música en directo. Además, la presentadora va explicando todo lo que ocurre en hindi y en inglés. Hasta hace poco el número final lo hacía una señora de más de 70 años pero parece ser que una chica joven ha cogido el relevo. !En cualquier caso sigue siendo espectacular ver como baila y se mueve con hasta 9 jarrones en la cabeza! 

IMG_4512.JPG
IMG_4501.JPG
IMG_4514.JPG

Empalmamos el espectáculo con las ceremonias que estaban haciendo en el templo de Jagdish, que si tenéis la ocasión son muy interesantes. Al llegar, el templo estaba lleno de feligreses sentados en el suelo haciendo cánticos hasta que se abrieron las puertas del altar principal, a partir de entonces el ambiente solemne pasó a ser muy festivo entonando canciones con ritmos rápidos y con mucha pasión.

Al salir fuimos a la estación desde donde salía nuestro infernal bus nocturno a Ajmer (550 INR/adulto). Desde ahí a Púshkar hay frecuentes buses que te llevan en media hora por pocas rupias.. A lo largo de nuestros viajes hemos cogido muchos buses nocturnos pero este fue de largo el peor de todos ellos. A pesar de contar con camas totalmente horizontales, no dormimos apenas porque entre que las carreteras eran un desastre y que el conductor conducía sin piedad había tantos baches y curvas que cuando conseguíamos conciliar el sueño al momento nos despertábamos sobresaltados por un brinco que nos hacía saltar en la cama... Y por si todo esto fuera poco, había gente que ni siquiera tenía asiento o cama, sino que dormía en el suelo del pasillo.

IMG_20190814_050404_edited.jpg

Bitácoras

de mochilero